La Calprotectina Fecal como marcador inflamatorio intestinal

Actualmente existen diversos biomarcadores de Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Clásicamente se han utilizado como ayuda diagnóstica los reactantes de fase aguda para medir la inflamación intestinal, y Anticuerpos para discriminar entre la Colitis Ulcerosa y la Enfermedad de Crohn.

0
2773

Actualmente existen diversos biomarcadores de Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII). Clásicamente se han utilizado como ayuda diagnóstica los reactantes de fase aguda (principalmente la Proteína C Reactiva, PCR y la Eritrosedimentación, VSG) para medir la inflamación intestinal, y Anticuerpos anti Citoplasma de Neutrófilos (p-ANCA) y Anticuerpos anti-Saccharomyces cerevisiae (ASCA) para discriminar entre las Enfermedades Inflamatorias Intestinales, de los cuales la Colitis Ulcerosa (CU) y la Enfermedad de Crohn (EC) son las más comunes. Sin embargo estos marcadores sistémicos pueden ser influenciados por enfermedades no intestinales, poseen baja sensibilidad y especificidad para detectar la inflamación intestinal, y correlacionan pobremente con los síntomas e índices de actividad. Recientemente, el uso de marcadores fecales emerge como una nueva herramienta diagnóstica que permiten evaluar inflamación intestinal de manera simple, rápida, no invasiva y reproducible. De todos ellos se destaca la medición de Calprotectina Fecal (CPF) ya que su concentración correlaciona bien con el número de Leucocitos Polimorfonucleares en el lumen intestinal, y de este modo, con el nivel de inflamación.

La Calprotectina

La Calprotectina es una proteína de unión a Calcio y Zinc que tiene propiedades antimicrobianas y se encuentra en el organismo de forma abundante, se localiza en diversas células, plasma y fluídos corporales, así como en las heces. El citoplasma de los granulocitos polimorfonucleares contiene hasta 60% de Calprotectina. También se encuentra en concentraciones traza en monocitos y macrófagos activados.

Cuando existe un proceso inflamatorio se produce una migración leucocitaria a la luz intestinal a través de la mucosa inflamada, liberando Calprotectina que aumentará su concentración en heces (concentración seis veces mayor que la plasmática) en proporción directa al grado de inflamación intestinal, pudiendo cuantificarse por métodos de ELISA.

Entre las ventajas de esta  proteína es que no es afectada por medicamentos, es resistente a la actividad proteolítica de las enzimas digestivas (a diferencia de otros marcadores fecales), no se modifica ante la inflamación/infección sistémica (mayor sensibilidad y especificidad que otros marcadores serológicos habituales como PCR y VSG) y es estable a temperatura ambiente hasta un máximo de siete días (el alto contenido de Calcio contribuye a esta inusual estabilidad).

Utilidad Clínica

  • Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Excelente sensibilidad y especificidad diagnóstica (95% y 91 % respectivamente en adultos y 83 % y 85 % respectivamente en pacientes pediátricos), con buena correlación con los índices de severidad histológica, colonoscópica, de medicina nuclear (gammagrafía con leucocitos marcados) y clínicos. Es proporcional a la gravedad de las lesiones y a la extensión de las mismas.
  • Dolor abdominal recurrente, diarrea crónica inespecífica y cólico del lactante. Ayuda en la discriminación entre EII y transtornos funcionales del tracto gastrointestinal, siendo el más frecuente el Síndrome de Intestino Irritable (SII). El Valor Predictivo Positivo (VPP) es del 70-100 % y el Valor Predictivo Negativo (VPN) entre el 51-91 %.
  • Enteropatía Inducida por AINES. Se ha documentado niveles anormales de Calprotectina Fecal en pacientes con daño intestinal por consumo de AINES.
  • Monitoreo del tratamiento de Enfermedad Inflamatoria Intestinal y predicción de recaídas. Sus niveles aumentan antes de presentar clínica en el brote agudo. Se ha usado para monitorizar la respuesta al tratamiento reemplazando el seguimiento por endoscopía. Permite diferenciar Enfermedad Inflamatoria Intestinal en reposo de enfermedad activa. La curación de la mucosa se asocia con remisión sostenida.

Limitaciones

  • La Calprotectina Fecal no es específica para la EII, refleja la inflamación intestinal cualquiera que fuera su causa. Puede estar elevada en gastroenteritis aguda viral o bacteriana, otras condiciones inflamatorias del tracto digestivo como diverticulitis, colitis microscópica, cáncer colorrectal, intolerancia alimentaria, etc.
  • La Calprotectina Fecal no distingue Colitis Ulcerosa (CU) de Enfermedad de Crohn (EC).
  • Los resultados pueden variar según la actividad de la enfermedad fluctúe. La presencia de hemorragia gastrointestinal puede incrementar los niveles de Calprotectina Fecal.
  • Edad. Existen grandes variaciones en los primeros meses de vida, Los valores máximos se alcanzan las primeras 10 semanas de vida, relacionándose éstos con el desarrollo del sistema inmune intestinal y el establecimiento de la flora normal bacteriana. Se observan niveles inferiores en neonatos con lactancia materna en comparación con la lactancia artificial.

Actualmente, diferenciar pacientes con EII de pacientes sin patología intestinal, en particular con SII (una entidad mucho más frecuente), en ocasiones puede ser un reto diagnóstico muy importante, ya que ambas patologías se presentan con síntomas similares: dolor y malestar abdominal, diarrea acuosa y/o sanguinolenta, pérdida de peso, etc., pero son enfermedades totalmente diferentes. La EII incluye una amplia variedad de presentaciones y manifestaciones clínicas, cuya característica principal es la inflamación crónica del tubo digestivo. Las infecciones por patógenos gastrointestinales comunes pueden ser rápidamente identificadas, pero la discriminación de las EII (CU y EC) y el SII, sigue siendo difícil. La EII se caracteriza por una inflamación del intestino, que no se ve en la mayoría de los pacientes con SII, y ambas condiciones requieren diferentes enfoques diagnósticos y terapéuticos. La EII comprende enfermedades graves con comorbilidades graves, y los pacientes afectados necesitan un tratamiento médico intensivo. En contraste con esto, el SII puede ser doloroso y deteriora la calidad de vida, pero no suele causar morbilidad grave. Sin embargo, los pacientes con SII pueden tener síntomas durante muchos años y a menudo experimentan procedimientos diagnósticos innecesarios y estresantes.

En esta situación, la Calprotectina Fecal es muy útil, ya que puede evitar la realización de exploraciones endoscópicas (colonoscopía) innecesarias principalmente en pediatría y contribuir a la rápida identificación de los pacientes que sufren de EII que necesitan atención especializada.

Estos hallazgos han llevado al British National Institute for Heath and Care Excellence (NICE) en octubre del 2013 a emitir una nueva Guía sobre el Uso de Calprotectina Fecal como prueba diagnóstica para las enfermedades inflamatorias del intestino: NICE diagnostics guidance 11, October 2013; Faecal calprotectin diagnostic tests for inflammatory diseases of the bowel. De acuerdo con la nueva Guía de Diagnóstico de NICE: “Calprotectina Fecal es precisa en la detección de la inflamación del colon y su concentración se correlaciona con el nivel de inflamación intestinal. Por lo tanto, la determinación de Calprotectina Fecal contribuye a la identificación de diarrea funcional y ayuda a evitar las endoscopias y biopsias innecesarias“.

De acuerdo con la Guía NICE, los resultados de las pruebas de Calprotectina Fecal deben interpretarse en el contexto de un valor de corte, por debajo del cual el control es negativo y por encima del cual se considera positivo. Un resultado de la prueba en el rango normal (por debajo de 50 µg Calprotectina / g heces) apoyaría un diagnóstico de SII como causa no inflamatoria de los síntomas. Un resultado de la prueba donde las concentraciones de Calprotectina Fecal están ligeramente elevadas (50-100 µg/g), indica un bajo nivel de actividad inflamatoria en el tracto gastrointestinal. Se recomiendan repetir la prueba en un lapso de 4-6 semanas. Niveles significativamente elevados de Calprotectina Fecal (> 200 µg/g) se asocian con EII activa y se les recomienda otras pruebas de diagnóstico y tratamiento por un gastroenterólogo especializado.

La Guía de Práctica Clínica (GPC) de la Organización Mundial de Gastroenterología sobre la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, respecto al diagnóstico en pacientes adultos, incluye la determinación de Calprotectina Fecal entre las pruebas de laboratorio a utilizar indicando que “Estos exámenes (Calprotectina Fecal junto con Lactoferrina y Alfa-1-Antitripsina) pueden utilizarse de manera eficaz para catalogar a aquellos sujetos que tienen menos probabilidades de presentar inflamación intestinal. También se pueden utilizar para hacer un seguimiento de pacientes ya diagnosticados, buscando signos de alerta de patología recurrente. La principal razón para enumerarlos aquí es que sirven para descartar inflamación intestinal, más que por su potencial uso como prueba diagnóstica positiva.

Por otra parte, la GPC también de la Organización Mundial de Gastroenterología pero sobre el Síndrome de Intestino Irritable, cataloga la Calprotectina Fecal como marcador de inflamación a determinar en heces y los sitúa entre las pruebas de laboratorio a realizar en un paciente con sospecha de SII sin rasgos de alarma. La negatividad del test permitiría hacer el diagnóstico de SII.

Autora: Dra. Romina Ranocchia

Fuente: Fares Taie Instituto de Análisis

Comentarios

Comentarios

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY